¿Debo bañar a mi gato?

Muchas personas nos hemos preguntado lo mismo. Algunos dueños sí lo hacen, otros no, pero ¿qué es lo correcto? A continuación te explicamos...

Se sabe que los gatos son muy limpios en su higiene personal pues siempre se están lamiendo. Este proceso es exitoso ya que la lengua del gato tiene un tipo de poros que sobresalen como si simularan un cepillo. Así mismo, los gatos son conocidos por su disgusto por el agua. Pero esto tiene una razón de ser.


Cuando un gato está mojado, su sensibilidad corporal aumenta. Son muy sensibles al tacto y a los cambios de temperatura. Antes era poco recomendable bañar a un gato, pero se ha comprobado por varios especialistas que bañar a un gato no es dañino, al contrario trae muchos beneficios.


De entrada es importante considerar que para tener mejor aceptación al baño por parte del felino, hay que usar agua tibia. Así mismo, si empezamos desde una edad temprana (entre los 2 y 3 meses de edad) le resultará más habitual cuando el proceso se repita.


Los especialistas recomiendan que no sea muy frecuente el baño ya que puede ocasionar la pérdida de aceites naturales que protegen la piel del gato. A menos que sea estrictamente necesario porque se ensució demasiado, o porque estuvo en contacto con alguna sustancia dañina.


Algunos especialistas recomiendan repetir el baño cada 5 a 6 meses, otros recomiendan cada 5 semanas, pero la realidad es que es a consideración del dueño y del mismo gato. Depende mucho también de la respuesta que el mismo pelaje del gato nos de cuando se le bañe.


Durante el baño, se recomienda utilizar guantes gruesos, como los que se usan en la jardinería para evitar que las mordidas y rasguños nos lastimen. Se recomienda también, poner un tapete o alfombra anti-resbalante en la regadera para que el gato entierre ahí sus uñas y no se lastime a sí mismo.


Es importante considerar que las emociones que tengamos al momento del baño se las vamos a transmitir al gato; por eso lo mejor es mantener la calma y hacerlo lo más rápido posible. Evita que el agua toque su cabeza y cubre sus oídos para mantener la calma. Utiliza un shampoo especial para gato, pues su pH es extremadamente delicado.


Finalmente, te recomendamos que al terminar el baño recompenses a tu gato con un premio. Esto con la finalidad de que relacione el baño con algo positivo y no como un castigo.


En Tails.Co somos expertos en el baño de gatos. ¡Agenda tu cita con nosotros!

Juan de la Barrera 78, Local A,

Condesa, Cuauhtémoc,
CDMX 06140

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

55 7162 2179 Y 55 7162 2184

Todos los derechos Reservados.